Heráldica

Empleo actual de la heráldica

Después de meditar detenidamente el empleo actual de la Heráldica, se llega a la conclusión final de que se continua empleando como y por los mismos motivos de como se originó su nacimientos: como signo distintivo. Unos los usan como signo para diferenciar las unidades de los ejércitos; otros, como significativo de nobleza; otros para diferenciación de su profesión, pero en conjunto permanece inmutable: diferenciación.

Por otra parte, la Heráldica continúa empleándose en las mismas aplicaciones: labra de moneda, acuñación de medallas, timbres y sellos, actualmente ampliados a la filatelia, en donde se ha extendido notablemente en varias naciones, constituyendo una propaganda turística de primer orden para muchas de ellas y de sus regiones. Particularmente cuidada en este aspecto ha sido la madre de todas las Heráldicas, la francesa, que con sus colecciones de sellos de correos ha demostrado disponer de artistas heráldicos de primerísimo orden, sabiendo estilizar figuras y elementos, pero manteniendo una constante fundamental de distinción y simbología. 

En la arquitectura tiene una amplia aplicación la Heráldica. Muchos edificios modernos quedan señalados con las armas de sus poseedores. La arquitectura funeraria también continúa absorbiendo una gran parte del uso de la Heráldica en la arquitectura.

Las porcelanas, cueros, vidrieras, orfebrería, repujados, mosaicos, cristal, superlibros, reposteros, pintura y escultura aplican a sus diferentes productos o manifestaciones artísticas las armas. Es de empleo muy usual en las tarjetas, papel de correspondencia, felicitaciones, impresiones tipográficas y ex-libris, donde aún se mantiene con mayor profusión que en cualquier otra aparición de carácter impreso. Igualmente su uso se extiende a las filigranas de papel.

Por otra parte, ya hemos señalado en cada una de las especialidades de la Heráldica su aplicación correspondiente, que abarca desde la militar a la turística, por ser ésta la última en el lugar de su creación, y aquélla la primera en su aparición. 

La Heráldica, contrariamente a lo que creen muchas personas, tiene una serie de aplicaciones, por lo cual no se puede estimar como una ciencia fosilizada, y por ello es preciso la incorporación de todo aquello que sea capaz de producir el hombre, para que sea una ciencia viva, que tenga una representación, que tenga y mantenga sus características fundamentales, lo que no quiere significar que varíen las secundarias. La Heráldica tiene vida y la tendrá, no sólo por cuanto pueda representar de vanidad humana, que ya es mucho, sino de aplicación práctica para distinguir, y como distinguir ha sido el motivo fundamental de su aparición, crecimiento y perfeccionamiento, no existe motivo alguno, dándole nuevas aplicaciones para que no decaiga y deje de carecer de interés.

Bibliografía empleada
-Cadenas y Vicent, Vicente de, Fundamentos de Heráldica, Madrid, Ediciones Hidalguía, 1994.

Contacta con Heraldaria

Dirección

C/ Lacarra de Miguel, 25, 2º Izda.
50008 Zaragoza (Reino de España)
(Solo se atenderá con cita previa)

Teléfono

+34 679 96 73 07

Horarios

Mañanas: lunes a viernes de 10 a 14 h.
Tardes: lunes a jueves de 16 a 19 h.

Formulario de contacto